Última entrada del diario

Última entrada del diario

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail

Todo el diario

Las necesidades de Transform School

Me escribe Patrick, el director y fundador de Transform School of Kibera, sobre sus necesidades. Y es que vive en una constante situación de necesidad, porque casi la totalidad de sus alumnos son niños sin ningún medio, que con mucha dificultad pueden pagar algo de los pocos euros mensuales que les piden por su educación.

Seguir leyendo »

Entrevista a Javier Aranguren en Radio Exterior de España

Esta mañana me han entrevistado en ‘Punto de Enlace’, un programa de Radio Exterior de España que, como es de suponer, llega a hispano hablantes de todo el planeta. El programa lo llevan Maite Muniain, Francisco Javier Martínez y Lola Funchal, que se han volcado conmigo y –como me decían al final– les ha encantado el proyecto.

Seguir leyendo »
Karibu Sana con nombre propio

Karibu Sana con nombre propio

Hace dos años y pico que comenzamos con Karibu Sana. Desde el principio se me ocurría que no se trataba de eliminar el problema de la pobreza en África. En primer lugar porque ese concepto, África, es muy genérico: 55 países dan para mucho más que un nombre. Podría pensarse entonces en Kenia, o en

Seguir leyendo »

¿Spiderman en Kibera?

Hace dos años, cuando la historia de Karibu Sana echaba a andar, se me ocurrió que tenía que conseguir regalos para los niños que por entonces conocía. No eran demasiados: la familia de Víctor (6) y la de Fidel (9), aparte de los niños de Kwetu Home of Peace (unos 25). Les pregunté qué solían

Seguir leyendo »
Samuel

La historia de Samuel

Os quiero contar la historia de Samuel. Ayer estuve charlando con él durante mucho rato. Vive en Kwetu, el refugio para niños de la calle que está a tres minutos de mi casa. Volví a visitarles (es la tercera vez en dos semanas) porque les vuelve locos de alegría la presencia de un muzungu que

Seguir leyendo »
El nacimiento de Karibu sana

El nacimiento de Karibu Sana

Nos vimos por primera vez un viernes en mi calle. Me pidió dinero para comer algo, pero yo andaba vestido de deporte y no tenía un clavel. Además, pensando en que fueran niños explotados para ser mendigos, prefería no darle aunque tuviera. Le hice la promesa de que al día siguiente le invitaría a comer

Seguir leyendo »