Te escribe Moses W.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Carta Moses W

Moses W.

25 de julio de 2018

Querido Javier (querido Karibu Sana),

Primero me gustaría enviarte mi más afectuoso saludo esperando que te encuentres bien. Yo meencuentro con grandes ganas de aprovechar este momento de oro para compartir contigo unas pocas cosas sobre esto y lo otro.

Estoy contento de informarte que trabajo muy duro en mi educación a pesar de todas las dificultades. Como bien sabes, mi vida es un poco complicada pero intento hacer todo lo posible para alcanzar mi destino.

Mi madre sigue sin conseguir ni siquiera un empleo casual y por eso te pido por cualquier tipo de apoyo o ayuda que puedas ofrecerle, de modo que encuentre un modo de conseguir comida y techo para nosotros. Ella quiere vender ropa para ir logrando ingresos con los que alimentarnos y vestirnos. El dinero que nos enviaste para comprar comida se lo hemos dado al dueño de la casa que después de pagarle nos ha vuelto a abrir la puerta. Hemos podido volver a entrar y cobijarnos, pero no tenemos comida de ningún tipo.

Mis amigos M., J. y B. [todos de Karibu Sana] han cambiado de verdad y casi nunca faltan al colegio. Recibe sus saludos. Prometen esforzarse en el trabajo y no darte disgustos.

Dales saludos a la familia que está apoyándome para que encuentre la luz al final del tunel y convertirme así en alguien importante para la solciedad. Reza por mí para que siga esforzándome, logre éxitos y cambie así mi historia. Gracias, con todo cariño

M. W.

 

Moses, que es un chico listísimo, que ha vivido en la calle unos 7 meses de su vida; que ha estado en Kwetu Home of Peace durante dos años (rescatado y rehabilitado de la calle); que lleva otros dos años bajo nuestro paraguas; que pasó 2 meses detenido en una celda asquerosa en torno a la pasada navidad; que no tiene padre y vive con una madre incapaz de sustentarle a él y a sus dos hermanos; que hace un mes –estand yo allí– estresado porque les habían echado de su casa a la calle, casi abre la cabeza de otro muchacho con una botella de cristal; que me prometió que no quiere ser un criminal; que ayuda mucho a los tres amigos que cita, quienes se mueven en el borde enre la delincuencia y la redención; que nos va a dar muchas alegrías con su esfuerzo…

Qué es el típico beneficiario de Karibu Sana.

¿Me ayudas a buscar más gente que quiera colaborar con nosotros encargándose de la educación de uno de estos niños por 20€ al mes?

Dos grandes amigos: Meshak y Moses
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail

Samuel estudiando en su habitación en Kwetu.