Durante las vacaciones…

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Hinchados de alegría
Moses, de casi cinco años, no para de disfrutar.

Samuel

Me ha escrito Samuel, que volvía con Karibu Sana tras cuatro años perdido. Se ha incorporado al colegio con la intención de acabar la Primaria (2º de la ESO) a los 18 años. Está en Desert Streams, el colegio de mis amigos Oloo. Vive con un profesor (Mr. Peter Napoleon, que le da Sociales) y los hermanos de este, Simon y Kevin, que le echan una mano con los estudios: techo, comida y educación. Samuel está feliz. Su inglés es magnífico, y su disposición también. Escribe:

«Me has dado cosas grandes en la vida, una clave que no tenía asegurada y que me abre las puertas para un futuro mejor. Mi objetivo es centrarme en el aprendizaje. Pero no solo por mí. También por mis hermanos y hermanas que están necesitados. Te prometo que te haré estar orgulloso no solo por mi estudio, sino también por mis resultados. Desde que me presentaste a Miss Judy ella ha sido una madre para mí. Me ha conseguido la casa, y todo lo que he necesitado. Agradezco a Dios su existencia. No es fácil encontrar en África a gente con su gran corazón».

La primera página de la carta de Samuel

Niños de la calle

Me llamaron hace dos días las niñas de Dorothea Rescue Centre. Llevan ya semanas fuera de la calle y están más que felices: cantan, ríen, comen, se educan, juegan.

Ha empezado la construcción del dispensario de Kwetu Home of Peace. Se trata de una ampliación que ayudará a 700 familias que están en el campo, y supondrá un ingreso para el proyecto de Kwetu, dedicado al rescate y reinserción de niños de la calle. Han sido meses de gestiones para conseguir permisos sin aceptar ningún tipo de ‘pago extra’ a ningún funcionario. Se ha conseguido con el esfuerzo de Michael Babu, las manos de Karibu Sana en Nairobi, y de Sister Janerose, la directora de Kwetu.

Los últimos niños rescatados en Kwetu el día que llegaron.

 

Vacaciones

Los niños están ahora de vacaciones, aunque van a comenzar el nuevo curso en agosto, con la idea de recuperar el tiempo perdido durante la pandemia: estuvieron las escuelas cerradas casi siete meses.

Graduación en Desert Streams, Kibera, Nairobi

Me escribió Sandra. De Barcelona, su marido de Estocolmo. Van con sus hijos de turismo a Kenia y querían conocer de primera mano algunas de las cosas que hace Karibu Sana. Estarán en Nairobi en torno al 20 de julio. ¿Se animarán a abrir Karibu Sana en Suecia? Espero al menos que les encante lo que vean.

Y aprovecho este breve mensaje previo a las vacaciones para agradeceros vuestra ayuda: llegan a destino 93 céntimos de cada euro, y los 7 céntimos restantes ayudan a financiar a los profesionales que hacen posible que funcione el proyecto. A día de hoy son 427 los niños que tienen una vida directamente mejor gracias a nuestra ayuda (la mía, la vuestra). Y eso es realidad. Ver sus sonrisas ayuda a entender la belleza, el bien y la verdad de lo que hacemos. Cuantos más seamos, más podremos construir. ¡Ayúdanos a crecer!

Que tengas un bien verano.

Barbra, de once años, os saluda
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Otras historias del Diario

Durante las vacaciones…

Samuel Me ha escrito Samuel, que volvía con Karibu Sana tras cuatro años perdido. Se ha incorporado al colegio con la intención de acabar la Primaria (2º de la ESO) a los 18 años. Está en Desert Streams, el colegio de mis amigos Oloo. Vive con un profesor (Mr. Peter Napoleon, que le da Sociales)

Seguir leyendo >>

De Rivas a Kitengela

El pasado sábado 12 de junio tuvo lugar en Blue Padel Rivas una quedada de pádel en la que los 48 participantes pudieron ejercitarse en el uso de la raqueta a la vez que conocían el Proyecto Karibu Sana. Como ya indicamos, lo hacían por un objetivo concreto: financiar la compra de paneles solares para

Seguir leyendo >>

Samuel estudiando en su habitación en Kwetu.

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail