Un regalo por mis 50

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Javier Aranguren y Manuel Domínguez

El lunes 8 de abril alcanzo los 50 años. De 1969 hasta hoy. ¿La sensación? Que ojalá me quede cuerda para rato porque sigo con la sensación de estar empezando. Y como soy tan joven, me hacen un montón de ilusión los regalos.

¿Te imaginas ayudar a 50 niñas como Millicent?

¿Qué me gustaría por mi cumpleaños? Con mi sentido patético del marketing lo resumiría con esta frase: Conseguir 50 para mis 50. Es decir, que un regalo que podrías hacerme es buscar a una persona que quiera colaborar con Karibu Sana encargándose de la educación de un niño. Como sabes, son 20€ al mes para un niño en escuela de día y 90€ al mes para uno que vaya a un internado. Si tú consigues uno (familiares, amigos, compañeros de oficina, herencias y legados, primeras comuniones, tu cumpleaños…), y otro a otro, y… llegaremos a 50 niños y niñas más y les cambiaremos las vidas. ¡Hazte un regalo haciéndome un regalo!

Manuel Domínguez Churruca en su estudio dodark

De esta semana: asistí a la inauguración de estudio dodark, de arquitectura, arte y diseño, en el que trabaja Manuel Domínguez Churruca, que es quien nos diseñó la web. Han creado un espacio increíble en un antiguo garaje, donde tendrán exposiciones además de sus trabajos de arquitectura, decoración y comunicación. Además de su extraordinaria labor de cooperación.

Una foto de William/David entre mis libros y cascos

También pude hablar con David, que en realidad se llama William (lo descubrí el miércoles al charlar con él: «¡Sólo tú me llamas David!», me decía riéndose). Resulta que había vuelto a la calle. Yo le pedí a Sister Carol que le buscara, y fue ella misma a la calle hasta dar con él, animarle a volver a Kwetu y ponerlo otra vez en marcha. Ya está en el colegio y me ha prometido que se centrará en los estudios. Es un chico buenísimo, todo un líder.

Pues eso: haceros el buen regalo de buscar gente que quiera regalar. ¡Y el lunes tiraré la casa por la ventana!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail

Samuel estudiando en su habitación en Kwetu.