Kevin, de Kwetu al Cielo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Kevin, que se acaba de marchar a vivir la Navidad en el Cielo

Me comunica Perminus Chomba, el profesor encargado de los niños de la calle de Kwetu, el fallecimiento de Kevin, de 13 años.

«Hemos perdido a uno de nuestros queridos niños, Kevin Kinyanjui, y mañana celebraremos su vida bien vivida. ¡Que el Señor Todopoderoso te dé fuerzas!».

‘Celebrar la vida’, así es como llaman en Kenia a los funerales.

Quería ser artista. Ahora está ante la Belleza.

En seguida le pongo cara. Me escribe Sara Mehrgut, ‘triste y espantada’. Me recuerda que Kevin pertenece al primer grupo que ellá conoció en Kwetu, al segundo que conocí yo. Un niño tímido (de esas timideces que a veces parecen un poco chulas), guapísimo, de una sonrisa inmensa. Tenía además vocación de pintor, corazón de artista. Y había pasado por lo que todos estos niños: una temporada larga vivida en la calle (cualquier tiempo por encima de un instante es largo), por culpa de la miseria económica de la familia, que le arrastró a buscarse la vida en la calle. Esa vida sería como la de todos: robos, hambre, comer basura, dormir al raso, mucho miedo, seguro que palizas. Le rescataron las Sister de Kwetu, y le proporcionaron un hogar y motivos para poder vivir feliz desde ese primer momento en adelante.

Me cuenta Sara que Kevin volvió a su casa para pasar con sus padres las vacaciones escolares: uno de los objetivos de Kwetu es reintegrarlos con la familia. Terminada su estancia en Kwetu nosotros hubiéramos seguido cuidando de él, para que no le faltaran medios con los que frecuentar la escuela…

Viendo la tele, con camiseta rosa, en Kwetu.

Pero Dios es misterioso. Kevin volvía a casa, en un slum de Nairobi (barrios de chabolas). Debió resbalar en el barro formado por una de esas cloacas expuestas al aire, entre aguas negras y basuras. En su intento por salir de aquel lugar infecto agarró uno de tantos cables por donde marcha la electrícidad (siempre pirata, dominada por las mafias del slum, ante la indiferencia de los que gobiernan que cobran un tanto por ciento de lo que los mafiosos se llevan al vender la electricidad que roban a los pobres de las chabolas). El cable tenía el cobre expuesto y le soltó una descarga elécrica que lo mató al instante, haciendo salir volando a su cuerpo electrocutado, que quedó atrapado en ese mismo cable por la garganta.

Firmaba sus pinturas como KEVO. Ahora ya no pinta, contempla. Y va a pasar sus primeras Navidades con su familia del Cielo. Y yo estoy seguro de que la Virgen le está mirando por lo menos con el mismo cariño con que miraba a su Niño, y que Kevin se encuentra completamente asombrado de cómo una vida tan dura como aquella por la que ha pasado ha podido conducirle hasta tanta perfección y tanta felicidad.

Navidad en el Cielo, misión cumplida…, pero yo estoy triste, y me encomiendoa él para que haga que no me falte nunca su paz y su sonrisa.

Un día que me hicieron fiesta en Kwetu. Kevin es el del extremo
El mismo momento, sonriendo (como casi siempre).
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Otras historias del Diario

Dorothea Rescue Centre

Sister Carol dirigió durante unos años Kwetu Home of Peace, la iniciativa de las Sisters de María Inmaculada de Eldoret en la que rescatan niños de la calle y que tanto bien hace. El año pasado le pidieron que fuera a Kitengela, una pequeña ciudad a treinta kilómetros de Nairobi. Allí, con otras monjas, tenía

Seguir leyendo >>

Making Miracles…

Con una pequeña ayuda mensual se pueden hacer milagros. 24 niños de Eldoret Primero escribe Sister Lucy. Es una monja que vive en Eldoret (a 250 kilómetros de Nairobi) y que atiende a un grupo de 18 niñas y niños paupérrimos. Pertenece a la misma orden que las Sisters que atienden a los niños de

Seguir leyendo >>

Gorros, niños y nuevos amigos

Lo de 2021 nos está dejando asombrados.   De vuelta a clase, ¡por fin! El día 4 de enero abrieron los colegios en Kenia. Llevaban cerrados desde marzo, por culpa de la Covid. Si bien no ha golpeado con tanta fuerza como aquí, sí que se tomaron medidas de prevención, más teniendo en cuenta que

Seguir leyendo >>

Samuel estudiando en su habitación en Kwetu.

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail