Sam, el sonriente

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Nzomo

Vive en Kibera, el gran slum (barrio de chabolas). Ayuda en la oficina de Servicios a la Comunidad de Strathmore University. Le faltan dos exámenes para terminar su titulación, pero no podrá presentarse en Junio porque no tenía dinero suficiente. Le hemos pagado eso que le faltaba. ¿Sabéis cuál era la ‘inmensa’ cantidad inalcanzable? 75 euros. Esta es su historia.

 

La mayoría de la gente me conoce como ‘Sam, el sonriente’ (Smiling Sam), pero lo que no saben es por qué. Para mí todos esos términos son simbólicos, y sonrío porque mi realidad no deja de empujarme hacia la tristeza, aunque trato de que esta no se ancle en mi cerebro.

Me llamo Samuel Nzomo. Soy el segundo de una familia de cinco. Estudio contabilidad en Strathmore University, y he completado el 6º trimestre del programa esperando a volver a hacer dos exámenes nacionales que tendré que repetir en junio de 2018. Suspendí la primera vez porque mis experiencias en la vida y mis actividades diarias no son las mejores. Paso por múltiples distracciones y por un montón de problemas en esta vida. Algunas veces he tenido que cargar con demasiado.

Yo vivo con mi padre, que trabaja en un estudio fotográfico en el centro de Nairobi mientras que mi madre vive con mis hermanos en la zona rural. Mi hermana mayor vive en Athi River, a 20 km de Nairobi, y trabaja en una oficina de envío de dinero por telefonía móvil (M–Pesa). Nosotros cuidamos a dos de sus hijos debido a sus problemas matrimoniales. Mi hermana más joven estudia en Masinde Muliro University, en el Oeste de Kenia, y tira hacia adelante a base de préstamos. Mi hermano más joven hace Form One (3º de ESO), en Makueni County. El más pequeño estudia 5º de primaria.

Vivir con mi padre no es algo sencillo. Hay veces en que come en algún bar y no paga las facturas, obligándome a buscar alternativas para conseguir comida por mi cuenta. O bien mis amigos me dejan algo de dinero o a veces paso todo el día con hambre.

Sobre mi posibilidad de presentarme a exámenes, he perdido ya la esperanza porque ahora mismo no tengo trabajo y no podré pagar la matrícula. No fui capaz de conseguir la cantidad ni de valerme por mí mismo. También me gustaría empezar la licenciatura de empresariales, con idea de mejorar mis habilidades como contable. Esto me llevaría a conseguir trabajo con facilidad, lo que me serviría para lograr mi sueño: el sueño de poder también ayudar a otros.

Me gustaría agradeceros vuestro apoyo. Me ha ayudado mucho. No me podía imaginar sentado en el examen en la próxima convocatoria de diciembre, no tenía esperanzas. gracias a Karibu Sana, he recuperado esa esperanza. Tengo que estudiar muy duro estas dos materias para asegurar que las paso y completar esta primera fase de mi formación.

Mil gracias por vuestra ayuda, y por vuestra capacidad de saber ver a la gente que está tan lejos de vosotros.

Atentamente,

 

Samuel Nzomo

Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+

Recibe el Diario de Karibu Sana en tu mail

Samuel estudiando en su habitación en Kwetu.